¿Qué desea buscar?

El CD Azuaga a Preferente

Reporte del partido CD Azuaga – SP Herrera


Tremendo ambientazo en el campo anexo del Romero Cuerda de Villanueva de la Serena. Algo más de 300 aficionados del CD Azuaga que ocuparon toda la banda contraria a los banquillos, sumados a los que buscaron la sombra en la de enfrente, mezclándose con los fieles de Herrera del Duque, que aunque en menor número, también estuvieron ahí. Hay que dar un tirón de orejas a la Federación Extremeña, por permitir que en torno a 400-450 aficionados se tuvieran que agolpar en un recinto sin asientos, sin servicios, sin sombras, etc., cuando justo al lado se disponía de un auténtico campo de 2ª B. Además, pésima la actuación de las fuerzas de seguridad del partido, y peor aún la de la organización del mismo.
 
Centrándonos en el partido, podemos afirmar que se vieron dos encuentros diferentes, ambos de 45 minutos y cada uno corresponde a una mitad del partido. En la primera, poco fútbol, pésimo juego, y aburrimiento total. Tras la reanudación, toques, velocidad, regates, goles y buen ambiente. Aunque todo el equipo peleó por ello, sin duda alguna el revulsivo fue Pedro, y el inteligente Marcelo, que supo remediar la situación en el mejor momento. Un 10 para ambos, y otro para equipo y afición, que pudieron celebrar al fin lo que ambos merecían.
 
La primera parte, como decíamos, aburrida y mala. Durante estos 45 minutos no se vieron más que pelotazos largos, saques de esquina, y saques de puerta. Se puede decir que, dentro del poco margen que deja un partido de este estilo, fue el Herrera el más incisivo, viéndose nuestro equipo limitado e incapaz de sacar la pelota jugada, tal como acostumbran a hacer. Fruto de ello, llega el primer gol del partido: un córner a favor del Herrera que Javi Roncero transforma desde el corazón del área. Se adelantaba el rival y todos los azuagueños tenían lo mismo en mente: otro gol parecido al de la semana pasada, y de nuevo, a pasarlas "putas".

El 0-1 llegaba en torno al minuto 30, y de ahí hasta el descanso el partido fue mejorando, con jugadas de nuestro equipo por la banda de Enrique. Marcelo hizo dos cambios rápidos: Seba salió al lateral izquierdo por Wally, y Pedro en la media punta por Santiago, ocupando el sitio de este Juan Murillo y pasando Copito a la banda. Sin duda ahí estuvo la clave: Pedro peleó todos y cada uno de los balones que se le acercaban, y todos se los llevaba. Fue dueño y señor de la bola, y hacía todo lo que quería con ella.

Mientras el colegiado indicaba a su juez de línea, Paloma Quintero, colegiada de tercera división, que sólo restaba un minuto para el descanso, Enrique cogía la pelota en la banda derecha. Con una genialidad de las suyas, el extremo se marchaba de dos jugadores en un abrir y cerrar de ojos, y colgaba el balón al área pequeña, donde Toncheff recibía solo. El 9 solo tuvo que poner el interior de su pierna derecha y, a media altura, lanzaba el balón a la portería. Imposible para el meta Juan, que no podía detener el que era el empate. Con la igualdad en el marcador, la afición azuagueña era optimista, aunque estaba claro que el juego tendría que cambiar, y mucho.

Y así fue. Desde los primeros segundos tras la reanudación, se hizo evidente que esto era otra historia, y que el Azuaga no estaba dispuesto a perder el partido. Por radio, se confirmaba la mala noticia: el Jerez, a pesar de habernos hecho soñar al ponerse 2-0 en los primeros minutos, perdía finalmente por 2-3 y no conseguía ascender. Aún así, el Extremadura mantenía el 0-0, lo que sí le daba el ascenso. Por ello, cada 10 minutos, más o menos, la afición rojiblanca coreaba "Extremadura, alé, alé" porque ayer, aparte de rojiblancos, fuimos azulgranas.

No iba a pasar mucho tiempo hasta que el Azuaga se adelantara en el marcador. Un pase en largo de Rodrigo hacia Copito, que en primera instancia parecía fuera de juego, pero que no lo fue ya que había un jugador herrereño en la otra banda habilitando la jugada, el extremo azuagueño recortaba terreno en dirección a la portería, y cuando entraba al área, daba un pase al punto de penalty, donde esperaba, otra vez solo, Toncheff para hacer el segundo. Estallido general en la banda, en la que la afición perdió la referencia de la línea que limitaba el rectángulo de juego, pero no importaba: íbamos delante.

Sin apenas tiempo para reponerse, el Azuaga seguía al ataque: Toncheff erraba en el disparo tras una jugada parecida a la del gol anterior, poco después, era Pedro el que fallaba una vaselina. Además, la jugada tonta del partido, llegaba tras un pase de la muerte de Toncheff a Copito. Un defensor la rozaba, por lo que el argentino llegaba justo al remate, que era detenido por el meta. El rechace tocaba en otro jugador del Herrera y, un bote extraño, cambiaba la dirección de la pelota que en vez de a puerta, salió a córner. Llegaba la única ocasión de peligro de la segunda parte para el Herrera, en un disparo que Colo rechazaba hacia la banda izquierda, en la que Seba habilitaba en largo a Toncheff que, tras una pequeña carrera, batía en mano a mano al portero rival. Tras esto, el argentino fue sustituido recibiendo una larga y merecida ovación.

Quedaba poco partido, pero aún había tiempo para más. Perla sacaba una pelota desde la defensa, se la pasaba a Rodrigo, éste se la devolvió al juvenil, que, de nuevo, se la pasaba a Rodrigo. El capitán hacía la segunda pared con el central y Perla corría por la banda con la pelota. Preciosa jugada que culminaba con el centro hacia Copito que, cuando iba a rematar, se encontraba con la aparición del portero. Éste no consiguió quedarse con la pelota y desde atrás entraba con todo Pedro, que no dudó a la hora de enviar el balón hacia adentro y conseguir su primer gol del partido, merecidísimo, porque su actuación fue determinante.

En esos instantes, el Extremadura sufría en Mancha Real, con una cesión en contra que pudo costarles un gol. Aún así, el partido allí terminaba en 0-0 y, segundos después, en Villanueva también se pitaba el final del partido. Invasión de campo y fiesta de jugadores y afición, algo que se lleva esperando mucho tiempo y que al fin llegó. Y entre saltos y cánticos, hubo tiempo para entonar un "Herrera, Herrera" y aplaudir a los jugadores rivales a su salida de los vestuarios. Sin duda fueron un digno rival, merecedor de estar la temporada que viene en Preferente.

Tras la celebración en el estadio, la fiesta continuó en el regreso a Azuaga, y es que alguno de los autobuses (sobre todo dos, el de los jugadores y el del Frente Rojiblanco) se tambaleaba por la carretera debido a los saltos que albergaba. Al llegar a Azuaga, una marea de aficionados esperaba a los cuatro autobuses y a los jugadores, que se bañaron en la fuente del campo de fútbol ante la orgullosa mirada de sus vecinos, más de 500 allí presentes, que celebraron, junto a los jugadores, por todo el pueblo el ascenso. El equipo y algunos aficionados lo hicieron en camión, mientras que tras ellos, casi 30 coches les seguían por las calles de la localidad, para culminar de nuevo en el Municipal de Azuaga.
 


 

Enviado por:

CD Azuaga

22/06/2010

¡¡Comparte esta noticia!!

Comentarios

de los usuarios


Los Usuarios aún no han comentado esta noticia. Sea el primero en comentar esta noticia.

* Todos los campos son obligatorios.

En estos comentarios se expresa la opinión de los internautas, no de CampiTur.com.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios fuera de tema o que incumplan las normas de uso. No están permitidos comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Los usuarios pueden votar positiva o negativamente los mensajes y avisarnos de comentarios ofensivos.

Otras Noticias

Noticias Anteriores

Cristiano Ronaldo ilusionado con ll...
| | Futbol |

El crack espera conseguir con la camiseta blanca otro Balón...

Agenda Campitur